Cómo serán los colegios del futuro, según la escuela que ha revolucionado Alemania

domingo, diciembre 03, 2017
Vivimos tiempos apasionantes para la innovación educativa. Después de décadas en las que la escuela ha flotado en una balsa de aceite en la que cuanto menos cambiasen las cosas, mejor, los acelerados cambios en el mercado laboral y la economía global han obligado a replantearse los principios sobre los que el sistema educativo se construye. Por eso, cada vez es más habitual que conozcamos interesantes proyectos alternativos, ya sea en España (de los jesuitas al Colegio Montserrat) o en el extranjero.

Uno de los ejemplos más representativos a nivel internacional es la Evangelische Schule Berlin Zentrum –la Escuela Evangélica de Berlín Centro–, un colegio privado de la capital alemana que, según sus responsables, “fue fundada con el objetivo de llevar a cabo un cambio radical en la cultura de aprendizaje”. De raigambre inequívocamente cristiana y evangélica, el centro ha abrazado algunas de las grandes innovaciones educativas recientes (extinción de las asignaturas y de los horarios, autonomía del alumno) y las ha llevado un poco más lejos. Y, aún más importante, ha conseguido muy buenos resultados: es una de las mejores escuelas comprensivas de Berlín.

De ahí que este centro de reciente creación –abrió sus puertas en 2007– haya llamado la atención de los medios internacionales, como ha ocurrido recientemente con 'The Guardian'. La cara visible del centro y su principal motor es su directora Margret Rasfeld, que explicaba al rotativo inglés de qué manera habían conseguido que los niños pequeños tuviesen ganas de ir a la escuela. “La misión de un colegio progresista debería ser preparar a los jóvenes para manejar los cambios, o mejor aún, para que los deseen. Los colegios del siglo XXI deberían entender que su trabajo es desarrollar fuertes personalidades”.

El camino hacia el futuro

Uno puede descubrir los principios en los que se basa la Escuela Evangélica (o la escuela de la comunidad, como se refiere a sí misma) echando un vistazo a su página web. En primer lugar, el aprendizaje de los estudiantes debe “ser promovido a través del apoyo individual”, a lo que se añade “una estrecha colaboración entre los maestros y el personal escolar y los alumnos, los padres y otros agentes externos”. Tres son los pilares sobre los que se establece la nueva metodología del colegio: 

Condiciones especiales de enseñanza: la secundaria no se divide en clases ni niveles de formación, sino en grupos de estudio. No hay asignaturas hasta que los estudiantes tienen 15 años, y estos disfrutan de una gran capacidad de elección a la hora de seleccionar los temas que estudiarán en cada asignatura, así como las fechas en las que realizarán sus exámenes. Las únicas materias troncales son las matemáticas, la lengua, el inglés y los estudios sociales, a las que se añaden otras como “Retos”, y en la que se otorga a los alumnos una cantidad de dinero para planear una excursión donde deseen. Eso sí, los alumnos pueden recibir un refuerzo especial los sábados, conocido como “silentium”. 

Repeticiones: cada alumno tiene derecho a recibir un aprendizaje acorde a sus capacidades y sus necesidades. Por ello, no existen las repeticiones de curso tal y como las conocemos en España, salvo excepciones que se acuerdan entre los padres, los profesores y el propio estudiante, “en casos excepcionales”. Además, el centro señala que “es posible saltarse las calificaciones individuales”, aunque el centro se rige por los criterios oficiales de los colegios de Berlín. Alemania es, no obstante, uno de los países europeos que más libertad otorga a sus centros escolares: la estructura federal del país provoca que cada uno de sus estados pueda desarrollar sus propios planes educativos, lo que ha favorecido que las zonas económicamente más boyantes como Brandeburgo se conviertan en importantes referentes educativos. 

Comunicación: el colegio se basa en una constante relación entre profesores y padres a través de comunicaciones escritas. Además, el centro aboga por la igualdad de oportunidades, una de las grandes asignaturas pendientes de la educación alemana, aunque quizá no de este centro. El 30% de los alumnos son descendientes de inmigrantes y el mismo porcentaje no están bautizados, a pesar de tratarse de un colegio abiertamente religioso.

El retorno del profesor

A pesar de este decálogo, quizá sea más revelador fijarse en las palabras de la directora Rasfeld, que se jubilará este mismo año –cumple 65–. “Es la actitud de los profesores y de los padres, que tienen confianza en la escuela”, responde a 'Kurier' cuando se le pregunta cuáles son las claves del éxito del centro. Para la directora, que las cosas hayan cambiado no quiere decir que el profesor deje de ser importante: “Necesitan tiempo para organizar la escuela: deben tener menos alumnos”.

Si algo no ha funcionado en la educación es que todos hagan lo mismo todo el tiempo, añade. “Los niños aprenden de manera diferente, hay que encontrar un entorno de aprendizaje en el que puedan aprender por su cuenta”, señala Rasfeld. Es uno de los grandes retos de la educación moderna: superar la uniformización tradicional, que se ha mostrado inoperante, a través de la individualización de los procesos de aprendizaje… algo sencillo de llevar a cabo en un colegio privado como la Escuela Evangélica de Berlín (sus matrículas oscilan entre los 120 y 6.636 euros al año), pero no tanto en colegios públicos que reciben cada vez menos financiación.

Rasfeld también se muestra en contra de utilizar los exámenes PISA como criterio exclusivo con el que juzgar la calidad educativa. “Por desgracia, todo lo que tiene que ver con el significado se pierde si aprendemos solo las matemáticas de PISA”, señala. “Los tests de opción múltiple no tienen nada que ver con la aritmética”. En su opinión, los exámenes estandarizados y la evaluación comparativa que se lleva a cabo en Alemania han igualado la educación por abajo. Tampoco considera que el contenido sea lo más importante, más allá de “la lectura, la escritura y posiblemente otro idioma” o, incluso, “la economía o las religiones del mundo”.

Como ocurre con tantos centros que están liderando la innovación educativa, sus hallazgos no son exclusivos ni los han inventado ellos. Al fin y al cabo, hay otros colegios españoles que también han acabado con la estructura tradicional de clases y horarios (como ocurre con el concertado Padre Piquer o el privado Ramón y Cajal, ambos madrileños). Lo que la popularización de estos centros muestra es que cada vez hay más ganas de probar cosas nuevas en educación, y que podemos encontrar inspiración en las propuestas de lugares muy distintos. ¿Son exportables propuestas como la de la Escuela Evangélica de Berlín? Quizá no tal cual, como sugiere el reportaje de 'The Guardian': al fin y al cabo, se trata de un escuela privada de la capital, una excepción en todos los sentidos.

De lo que no cabe duda es de que las palabras de la directora pueden dar alguna idea a los poderes públicos, también a los españoles. “En la educación, solo puedes empezar a cambiar las cosas desde abajo; si las órdenes vienen desde arriba, los colegios se resistirán”, concluía en la entrevista con 'The Guardian'. Los ministerios son como tanques de aceite gigantes: hace falta mucho tiempo para conseguir darles la vuelta. Lo que necesitas son pequeños botes que muestren que las cosas se pueden hacer de otra manera”. Una buena enseñanza en un momento en el que España vuelve a preguntarse, una vez más, por la viabilidad de un pacto educativo, y que señala la que con total seguridad será la dirección del futuro: la guerra educativa no la librarán grandes ejércitos, sino que tendrá lugar en pequeñas escaramuzas encabezadas por líderes visionarios.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-07-03/escuela-evangelica-berlin-colegios-futuro_1226723/

La adolescencia de los ‘minishorts’: ¿hipersexualización o moda?

sábado, noviembre 25, 2017
Ellas visten shorts imposibles y camisetas que terminan mucho antes de llegar al ombligo. Ellos, pantalones caídos dejando ver la ropa interior, pero mucho más cómodos y sin la misma connotación sexual. Esta podría ser la descripción de la forma de vestir de muchos de los adolescentes pero, ¿se trata de una cuestión generacional que “solo” trae de cabeza a padres que no lo pueden entender, o es la consecuencia más evidente de una sociedad hipersexualizada?

Los lugares comunes nos dicen que siempre habrá un padre o una madre quejándose de su hijo adolescente. De sus ideas, de su forma de ver la vida, de la música que escucha, de los amigos que le rondan y hasta de la ropa que se pone. Y es ahí, en la forma de vestir, en la que caben tantos planteamientos como adolescentes porque, aunque no lo creamos, estamos ante uno de los grupos sociales más diversos y heterogéneos que existen. Sin embargo, y partiendo de que el concepto de adolescencia es un concepto moderno y no propio de todas las culturas, son precisamente los lugares comunes los que nos conducen una y otra vez hacia un concepto difuso de “moda adolescente”, que no es otra cosa que una forma de llamar a una herramienta identitaria: “Su personalidad se está forjando y por eso la elección de la ropa es importante para ellos. Así se construyen a sí mismos y contribuyen a construir la mirada de los demás sobre ellos mismos; y en ese espectro se han movido y se mueven los adolescentes, tratando de encontrar su sitio también a través de la ropa”, explica Paula Martos, doctora en Historia especialista en género, para quien, además, la globalización ha contribuido a convertir esas identidades diversas en algo “globalizado y reconocible a nivel internacional”.

Para Alba Castellví, educadora, socióloga y mediadora especializada en niños y adolescentes, la elección de la ropa es importante para todos, no solo para los adolescentes ya que no tiene solamente una utilidad práctica, sino que está socialmente codificada: “Vestirse es un juego de múltiples significados que habla de nosotros: de nuestra posición social, de nuestro carácter... La ropa es un mensaje que emitimos acerca de quienes somos e incluso de cómo queremos relacionarnos con los demás. Las adolescentes desean anunciar que dejaron de ser niñas y quieren gustar. Pertenecer a un grupo y contar con la aprobación del entorno es una necesidad muy acentuada entre muchos adolescentes. La pertenencia se expresa a través del aspecto físico y la aprobación se consigue fácilmente asimilándose a los demás. Ello explica cierta uniformización en el vestir: los minishorts, por ejemplo, se han universalizado entre la población juvenil femenina”

Crecer en una sociedad hipersexualizada

Ahora bien, para Kepa Paul Larrañaga, sociólogo y presidente de la Asociación del Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia (GSIA), puesto que todo hecho que sucede a nivel económico, social, político y cultural afecta a cualquier grupo social y humano, los adolescentes no escapan tampoco de las influencias externas. Por tanto, para el sociólogo, es evidente pensar que si vivimos en un entorno en el que los contenidos hipersexualizados dominan los medios de comunicación e internet, estos también influyen en el grupo social adolescente, “no como un grupo social sexualizado en sí mismo si lo comparamos con el resto de grupos sociales adultos, sino como consecuencia de la sociedad en la que viven: machista y que cosifica el cuerpo de la mujer”.

Define la socióloga Alba Castellví la hipersexualización como “el enfoque instrumental de la persona mediante su percepción como objeto sexual” y apunta que “son muchas las chicas que se valoran a sí mismas sobre todo en función de su atractivo sexual, que potencian al máximo, y ello empieza pronto: el sociólogo Neil Postman ya habló en 1994 de "la desaparición de la infancia" en su libro The disappearance of childhood, en el que exponía la tesis de que la infancia se pierde a causa de su nueva concepción como público consumidor. Hoy lo vemos con toda claridad: incluso las niñas son usadas como objeto cuando se convierten en modelos de la moda sexy”.

Y es que la moda femenina y muy especialmente la moda juvenil son clara expresión de la hipersexualización de la sociedad occidental contemporánea. Según la historiadora Paula Martos, con el desarrollo de las revistas de moda y la aparición de los centros comerciales en el siglo XIX y, más tarde, a partir de la década de 1920, con la popularización de las tendencias de moda y su extensión a todos los estratos sociales, la ropa femenina ha seguido el camino de la sexualización. “En el siglo XX hay algunos modelos especialmente significativos como las chicas pin-up, cuyo auge se dio en la década de los 40. También de esta época destaca el modelo de la denominada femme fatal, y en los años 80 hay toda una revolución en la vestimenta, que afecta sobre todo a los jóvenes. Hay muchos hitos: el corsé, el sujetador, los tacones, las medias, la minifalda, el bikini... así como la progresiva desaparición de la ropa que alcanza su punto álgido con el topless”. Y es esa desaparición la que nos conduce a la pregunta de si llevar menos ropa es una liberación para el cuerpo o es una forma de sexualizarlo. En opinión de la historiadora ambos conceptos son igualmente válidos: “Por un lado, si entendemos que la sexualidad femenina ha estado reprimida y ha tratado de liberarse entonces será “liberadora”. El problema es que normalmente esta "liberación" se ha producido desde la mirada masculina, desde la mentalidad patriarcal, desde una industria de la moda dominada por hombres, por lo que también podría entenderse como una forma de sexualización”.

Comparte esa idea el sociólogo Kepa Paul para quien “la forma en la que nos vestimos refleja un modelo de expresión social que afecta a las adolescentes y a los adolescentes que quieren vestir de manera provocativa, insinuándose el hecho de poder ser libres aunque se propicie la conservación de estereotipos de género evidentes, y sin olvidar que afecta de igual manera a todas y todos los adultos que visten de igual forma de manera provocativa”.

La influencia de las redes sociales e internet

Es imposible cerrar los ojos a una realidad, la tecnológica, y especialmente a cómo esta se ha integrado en la mayoría de los ámbitos de nuestras vidas, desde el personal y familiar hasta el laboral. Y no solo como adultos. Según Kepa Paul Larrañaga, diversos estudios europeos sitúan la edad media de inicio en el uso de las redes sociales e internet en torno a los 6 o 7 años. Teniendo en cuenta que es alrededor de los 10 años cuando se integran los estereotipos de género, son muchos los estímulos a los que los adolescentes han estado expuestos “en relación a la asunción social de su papel de género y por tanto de los estereotipos vinculados socialmente a ese rol de género”. Para el sociólogo, “basta con observar la cantidad de fotos en perfiles de redes sociales donde se presentan tanto adultos como adolescentes con imágenes sexualizadas. Todo enmarcado en una sociedad que continúa queriendo aparentar físicamente ser joven o incluso adolescente para ser más atractivo sexualmente”.

Dado que es a través de las relaciones entre iguales pero también familiares, sociales y del entorno escolar como los adolescentes van configurando su propia identidad social, es importante analizar qué mensajes seguimos lanzando como sociedad en cuanto a los roles de género, estereotipos, culto al cuerpo e hipersexualización. Opina Nora Rodríguez, pedagoga y fundadora de Happy Schools Institute, que hay que ir más allá del concepto de hipersexualización en el uso de un determinado estilo de ropa y hay que mirar cómo son los adolescentes de hoy y quién influye en ellos. “No es solo un estilo de moda que usan para llamar la atención, estamos hablando de iGens, la primera generación de adolescentes cuyas vidas están diseñadas por la tecnología móvil y las redes sociales. El modo en que visten proviene del omnipresente uso del iPhone, con un individualismo inflado. Los adolescentes crecen con móviles, y tienen una página de Instagram antes de comenzar la escuela secundaria. Pasan de cinco a seis horas al día enviando mensajes de texto, chateando, jugando, navegando por la web, transmitiendo y compartiendo vídeos, y pasando el rato en línea; y todo teniendo en cuenta, además, que las niñas son increíblemente vulnerables porque usan más las redes sociales, e informan el doble del índice de acoso cibernético que los niños”.

¿Qué hacer? Para la pedagoga, docentes y familias deberían caminar hacia la construcción de un pensamiento más crítico en una sociedad en la que la mercadortecnia gira en torno a lo sexual. “La ropa está sexualizada, no los adolescentes. Ellos no quieren quedar excluidos por lo que debemos enseñar a los adolescentes que el marketing de los nuevos medios siempre beneficia al vendedor, no necesariamente al comprador”.

Según Alba Castellví, por su parte, “la familia debe actuar, en la medida de lo posible, como filtro en el bombardeo de mensajes del mercado y también como protectora de la autoestima y garante de la capacidad de resistencia de las niñas y jóvenes” ante lo que sugiere que como padres nos planteemos las cosas mucho antes: “En primer lugar, cuando sus hijas son aún pequeñas, los padres deben ser agentes preventivos. Para ello, han de evitar proyectar la imagen de sus hijas. Usarlas en redes como Instagram para mostrar una imagen de éxito, de niña bonita, implica transmitir la idea que la apariencia es importante, y las chicas aprenderán pronto de sus madres a considerarlo de este modo”. Añade que padres y madres debemos ser conscientes y críticos acerca del significado de la moda sexualizada femenina: “Deben tomar consciencia de cómo la imagen les contagia de roles o arquetipos, y de los valores a los que se asocian: seducción, el atractivo como valor supremo...” Y, por último, añade que lo más importante debe hacerse desde el punto de vista educativo, mediante procesos de comunicación adecuados que inviten a las niñas a preguntarse: “¿soy más libre, vistiendo como todas, o lo soy menos? ¿Qué o quién me sugiere cómo debe ser mi imagen? ¿A qué preferencias obedece y por qué?”.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/11/08/mamas_papas/1510143163_093243.html?id_externo_rsoc=TW_CC

Skype Translator y sus usos para la Educación

martes, septiembre 05, 2017

El nivel de comodidad al hablar o comunicarse en un idioma nativo es siempre mayor que en un segundo idioma. Aunque hay herramientas disponibles para traducir el idioma para hablantes de inglés no nativos, pero una mejor manera de hacerlo ahora es usar Skype Translator. Es una herramienta fantástica que elimina la barrera del idioma en tiempo real. El traductor de Skype es una nueva herramienta lanzada para facilitar la interacción. Pudiendo comunicarse de forma hablada en ocho idiomas destacando el inglés y español, con 50 idiomas de mensajería instantánea.

En el blog de Skype, Gurdeep Pall afirma que Skype Translator es también una herramienta prometedora que romperá las barreras educativas entre los estudiantes; "Pedimos a dos escuelas que probaran Skype Translator - Escuela Peterson en la Ciudad de México, y la Escuela Primaria Stafford en Tacoma, Estados Unidos - jugando un juego de 'Mystery Skype' en el cual los niños hacen preguntas para determinar la ubicación de la otra escuela".



Educadores de todo el mundo ya están usando Skype para interactuar con otros estudiantes y maestros, para facilitar la colaboración en el aula, así como para intercambiar recursos e ideas de lecciones. Usando Skype Translator, los docentes pueden comunicarse en cualquier idioma y tomar su aula en una excursión virtual donde puedan reunirse e invitar a otros estudiantes a hablar y comunicar sus ideas y conocimientos. Skype Translator ofrece flexibilidad y oportunidades interminables para que las aulas aprendan y comparten experiencias entre sí.


Fuente: http://edtechreview.in/trends-insights/insights/1924-getting-to-know-skype-translator-and-its-uses-for-education?utm_source=EdTechReview%E2%84%A2+Weekly+Newsletter&utm_campaign=1601f489aa-Most_Popular_Articles_of_2015_Part_1_1_11_2016&utm_medium=email&utm_term=0_94aed71205-1601f489aa-105603345

La novia (Ver Película - Español)

miércoles, agosto 23, 2017
Adaptación de "Bodas de sangre", la obra del escritor español Federico García Lorca. Desde pequeños, Leonardo, el novio y la novia han formado un triángulo inseparable, pero cuando se acerca la fecha de la boda las cosas se complican porque entre ella y Leonardo siempre ha habido algo más que amistad. La creciente tensión entre ambos es como un hilo invisible que no se puede explicar, pero tampoco romper.



Class Dojo Toolkit: Nuevas herramientas para el aula de clase

domingo, agosto 20, 2017
Class Dojo se ha convertido en los últimos años en una de las herramientas TIC para el aula de mayor alcance a nivel mundial. Hace unos años atrás, hice una publicación sobre este programa. Hoy quiero compartir las últimas actualizaciones que harán de la labor docente en el aula más sencilla.
Todos conocemos que Class Dojo apareció como una aplicación que daba la posibilidad de registrar el comportamiento positivo o negativo de los estudiantes, su asistencia, así como la comunicación con los padres. Luego, se realizaron varias mejoras como la posibilidad de compartir fotos del aula, crear grupos de trabajo y generar informes por estudiante de forma rápida y sencilla. No obstante, Class Dojo, ahora nos ofrece una caja de herramientas (Toolkit) para hacer de nuestras aulas espacios más felices.

Toolkit está integrado de forma excelente en la app de ClassDojo (Android e iOS), el profesor accede desde su teléfono y la aplicación envía el contenido al ordenador conectado al proyector o pizarra digital del aula. Así, el profesor tiene movilidad total por el aula.

1. Directions (Instrucciones)
Muestre fácilmente las direcciones de la clase, para que los estudiantes siempre sepan en qué deben estar trabajando. ¡Repetir es historia!





2. Think Pair Share (Piensa y comparte por parejas
La herramienta perfecta para hacer "pensar y compartir ideas entre pares" con sus estudiantes. Ponga una pregunta o tema y haga que los estudiantes discutan entre ellos.



3. Group Maker (Creador de Grupos)
Un generador de grupos al azar que le ayuda a organizar a los estudiantes en pares, tres, cuatro, o más. Group Maker es tu nuevo mejor amigo



4. Noise Meter (Medidor de Ruido)
Un medidor de nivel de ruido hecho solo para su aula. Mostrar a los alumnos el ruido del aula, visualizado y animarlos al autocontrol.
5. Music (Música)
Proporciona la banda sonora perfecta para cualquier actividad. Reproduzca las canciones de la clase que ayuden a los estudiantes a enfocarse, o haga que el tiempo libre sea un poco más divertido.


6. Random (Aleatorio)
Un generador de estudiantes al azar que le ayuda a seleccionar un estudiante, no requiere palitos de paletas. Utilice este recogedor de estudiantes durante una lección o cuando necesite un "voluntario". Visualmente mejor que la versión anterior.


7. Timer (Contador)
Un temporizador en línea que permite a los estudiantes saber cuánto tiempo les queda. Ya sea para transiciones, trabajos o exámenes, este temporizador de aula mantiene las cosas en movimiento. Visualmente mejor que la versión anterior.



8. Today (Hoy)
Muestra eventos o noticias, un mensaje de bienvenida o una tarea inicial para comenzar el día con el pie derecho. Por el momento la fecha aparece en inglés.


Estas son las 8 opciones que nos trae por el momento Class Dojo, si tienes alguna sugerencia puedes hacer a través de https://www.surveymonkey.com/r/dojotoolkit 



¡Ahora a hacer tus clases más divertidas!
DATO ADICIONAL: Recuerda descargar los recursos imprimibles de Class Dojo para decorar tu aula.

SEGUIR @FORMANDOTEC

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts