MITO Y REALIDAD (Síntesis de la obra de Mircea Eliade)



Explicar a qué llamamos mito, siempre ha sido motivo de confusiones. Esto debido a que hasta aproximadamente fines del siglo XIX era concebido como sinónimo de “fábula”, “invención” o “ficción”. Y aunque en la actualidad, el mito ha sido revalorado por los estudiosos como aquel que designa una historia verdadera, de insuperable valor, porque es sagrado, ejemplar y significativo. El empleo del término “mito” se ha vuelto equívoco en el lenguaje corriente al adoptar ambas concepciones de acuerdo a la circunstancia. Mas lo realmente importante es dilucidar qué es verdaderamente un mito dentro del campo de la literatura, el cual nos concierne.

I. Estructura de los mitos:
1.1. El mito vivo: Es aquel que tiene “vida”; es decir, está presente en la vida de algunas sociedades (sociedades tradicionales). Aquel mito que proporciona modelos a la conducta humana y confiere por eso mismo significación y valor a la existencia.
Lo importante al observar las acciones y acontecimientos que giran en torno a los mitos de una sociedad determinada, es comprenderlas y reconocerlas como hechos humanos, hechos de cultura, creación del espíritu. Y no como una irrupción patológica de instintos, bestialismo, infantilismo e incluso “salvajismo”.
1.2. Concepto de mito: El mito es una realidad cultural extremadamente compleja que puede abordarse e interpretarse en perspectivas múltiples y complementarias. Es el relato de una “creación”. Se narra cómo algo ha sido producido, ha comenzado a ser. Mas el mito no habla de lo que ha sucedido realmente, de lo que se ha manifestado plenamente. Si no, es la forma de explicar las cosas.
1.3. “Historia verdadera” e “Historia falsa”: El mito se considera una “historia verdadera”, puesto que siempre se refiere a realidades. Tiene un carácter sagrado. Mientras las fábulas o cuentos se consideran “historias falsas”, pues tienen un carácter profano.
Las “historias falsas” pueden contarse en cualquier momento y en cualquier sitio. Los mitos, “historias verdaderas”, no deben recitarse más que durante un lapso de tiempo sagrado.
1.4. Lo que revelan los mitos: Los mitos revelan no sólo el origen del mundo, de los animales, de las plantas y del hombre. Sino también, todo los acontecimientos primordiales a consecuencia de los cuales, el hombre ha llegado a ser lo que es hoy; es decir, un ser mortal, sexuado, organizado en sociedad, obligado a trabajar y que lo hace según ciertas reglas.
1.5. Conocer los mitos: Significa conocer el origen de un objeto, de un animal, de una planta, etc. Equivale a adquirir sobre ellos un poder mágico gracias al cual se logra dominarlos, multiplicarlos o reproducirlos a voluntad. Pues los mitos, explican cómo surgen las cosas.
1.6. Función del mito: El mito desempeña una función indispensable. La cual es expresar, realzar, y codificar las creencias; salvaguardar los principios morales e imponerlos; garantizar la eficacia de las ceremonias rituales; y ofrecer reglas prácticas para el uso del hombre.
II. Prestigio mágico de los orígenes:
2.1. Mitos de origen y mitos cosmogónicos: Desde el punto de vista de la estructura, los mitos de origen son equiparables al mito cosmogónico. Puesto que al ser la creación del mundo la creación por excelencia; la cosmogonía pasa a ser el modelo ejemplar para toda la creación. Mas el mito de origen no copia el modelo cosmogónico, sino narra y justifica una “situación nueva” (que no estaba presente desde el principio del mundo).
Los mitos de origen, prolongan y completan el mito cosmogónico. Cuentan cómo el mundo ha sido modificado, enriquecido o empobrecido.
2.2. El papel de los mitos en las curaciones: Es proyectar al enfermo fuera del tiempo profano e insertarlo en la plenitud del tiempo primordial. Es decir, es llevado “hacia atrás” hasta el origen del mundo y asiste de este modo a la cosmogonía.
2.3. Reiteración de la cosmogonía: En el proceso del ritual curativo no sólo se resume la cosmogonía, sino se evoca también a dios y se le suplica que cree de nuevo el mundo en provecho del enfermo. Es decir, que este “recomience” su vida, nazca de nuevo.

FUENTE: ELIADE, Mircea. Mito y Realidad. Editorial Kairos: 1999

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts