LA EDUCACIÓN NO ES RESPONSABILIDAD DE A UNO


Hoy los maestros experimentamos un gran obstáculo en el proceso de formación de los niños y jóvenes, quienes serán los futuros ciudadanos de nuestro país. Y es que, se nos ha atribuido toda la responsabilidad sobre la educación de los mismos. Dejando o desconociendo la importancia de la participación de la familia y la sociedad en el proceso educativo.
Si bien es cierto, es fundamental la labor que desempeñamos los docentes. Mucho más es la de los padres. Pues, son ellos los primeros educadores de sus propios hijos: Al tener la responsabilidad de inculcarles la base sobre la cual los maestros los formarán. Nos referimos: a discernir lo bueno de lo malo; a la adquisición de valores como el respeto a los demás, la responsabilidad; a los buenos modales; etc. Y es que el maestro asume la responsabilidad, cuando el niño ha desarrollado o ha aprendido todo lo anteriormente mencionado. Sin embargo, la realidad es totalmente distinta.
En esta sociedad que vive a mil por hora, donde ambos padres ocupan todo su día en el trabajo. Estos han olvidado su importante participación en el proceso de formación de sus hijos, relegándola a los maestros. Quienes tienen que lidiar con la tarea de inculcar al niño aquello que no ha aprendido desde que tiene uso de razón; peor aún, con lo malos hábitos que ha adquirido por influencia de su entorno o por qué no decirle de los medios de comunicación.
La sociedad, juega un papel muy importante en la formación del niño y del adolescente; pues es el entorno con el cual se interactúa constantemente. Es por ello, que el Estado como representante de la sociedad debe actuar procurando que esta sea mejor y que en vez de deformar a los niños faciliten su adecuada formación. Es allí, donde intervienen los medios de comunicación (radio, televisión, prensa escrita, internet, etc.) quienes también tienen participación en el proceso educacional. Puesto que, ante la ausencia de los padres por las exigencias económicas de hoy, acceden de inmediato a la atención de los menores. Por ello, es imprescindible que sus mensajes sean favorables y no lo contrario.
Sabemos que la realidad, es muy preocupante y trágica. Pero nunca es tarde para cambiarla o mejorarla. Sin embargo, no obtendremos un cambio verdadero tan solo con la participación de la escuela representada por los docentes, sino que es necesaria la actuación de la familia y la intervención de la sociedad, representada por el Estado y los medios de comunicación.
Ahora, ¿Será posible esto en el Perú?, queda pendiente la respuesta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts