Claves para la comprensión lectora

En la concepción tradicional, si un niño era capaz de descifrar y enunciar (mejor aún en voz alta) todas las oraciones que componían un texto, se decía que leía y, dependiendo de la fluidez con que lo hacía, se afirmaba que era un buen o mal lector. Hoy sabemos que esta idea es errónea.

La decodificación es parte de la lectura, su punto de inicio tal vez; pero de ningún modo pueden juzgarse ambas actividades como equivalentes. Leer es mucho más: es una práctica cultural que se erige sobre la base de experiencias previas, esquemas cognitivos y propósitos del lector. Consiste en interrogar activamente un texto para construir su significado. Leer es, pues, comprender lo que se decodifica. Obviamente, encierra mayor complejidad y requiere de procesos intelectuales más profundos, como la abstracción, por ejemplo.

Aceptando la idoneidad de este concepto, lo siguiente es preguntarse cómo lograr la ambicionada comprensión. Los estudios, la experiencia e incluso el sentido común nos gritan la respuesta: LEYENDO. Y es la verdad, la clave por excelencia, la llave maestra para forjar y educar la comprensión de lectura es la lectura en sí. No obstante, dicho axioma no descarta la existencia de estrategias que puedan facilitar  el procedimiento o fortalecer la habilidad una vez adquirida.

Destaquemos algunas:

GENERALES:
  • Textos atractivos. La lectura es disfrute, no obligación. No hay forma más efectiva de alejar a un chico de ella que exigirle leer un libro cuyo tema no le resulta interesante. Lo ideal es ofrecer a los estudiantes una lista de títulos previamente seleccionados entre los que puedan elegir aquellos que llamen su atención. Para esto, debemos tener en cuenta ciertas características, como la edad y los gustos del grupo.
Ejemplo:
La obra Templado, de Jorge Eslava, la cual cuenta la historia de un muchacho que está despertando al amor, con toda la felicidad y el extra de sufrimiento que ello implica, sería adecuada para chicos de catorce o quince años, ya que estos se encuentran precisamente en la etapa marcada por el enamoramiento.
  • Variedad. Siempre teniendo en cuenta el punto anterior, es conveniente acercar a los estudiantes textos de formatos y temáticas diversas. De este modo, no solo se entrenará su comprensión, sino que se alcanzará uno de los objetivos más importantes de la lectura, que es abrir la mente a la cultura y el conocimiento. Ejemplos: noticias, cartas, ensayos, historietas, artículos científicos, diálogos, solicitudes, etc.
  • Organización. Separar y numerar cada uno de los párrafos del texto para analizarlos individualmente.

PROPUESTAS DEL ENFOQUE INTERACTIVO:
1.  Antes de la lectura
  • Determinación del propósito lector. Está de más decir que debe ser la comprensión, no la velocidad ni la mera decodificación.
  • Activación de conocimientos previos. No llegamos a un libro con la mente en blanco. Poseemos conocimientos, ideas y experiencias que nos permitirán identificar los elementos de la historia, los cuales es imprescindible aprovechar para predisponer al lector.
Ejemplo:
Antes de dar inicio a la lectura la obra Lorenzo y el misterio de los aparecidos de Flor Sánchez Zúñiga, se pueden plantear las siguientes interrogantes alrededor de la novela:
    • ¿Conoces la sierra? ¿Qué parte exactamente?
    • ¿Tienes familiares en la sierra?
    • ¿Has escuchado historias de aparecidos? ¿Quién te las ha contado? ¿Qué opinas sobre este tipo de fenómenos, crees que sean reales?
  • Formulación de hipótesis sobre el contenido del libro. A partir de elementos como el título, la portada, la introducción o el índice, es factible realizar conjeturas que más adelante podrán confirmarse o descartarse.
Ejemplo:
Antes de comenzar a leer Templado, de Jorge Eslava, preguntamos:
    • ¿Qué significa la palabra templado? ¿Quiénes la utilizan?
    • ¿Quién crees que es el protagonista de la obra?
    • ¿De qué tratará la obra?
    • Basándote en el título y en la portada, ¿qué tipo de personalidad crees que posea el personaje principal?

2. Durante la lectura
  • Formulación de hipótesis sobre hechos futuros. Al término de un párrafo, parte o capítulo, es pertinente interrogar a los estudiantes acerca de lo que piensan que sucederá en las siguientes páginas o sobre el origen de ciertos hechos.
Ejemplo a partir de No es fácil ser Watson:
Al finalizar el segundo capítulo, podríamos establecer las siguientes interrogantes:
    • ¿Cómo crees que fue a parar esa pistola a la mesa de Paula?
    • ¿Podrá Francisco resolver el misterio? ¿Qué opinas? ¿En qué basas tu opinión?

Ejemplo a partir de Nahuán y el gran viaje, de José Gonzáles de la Lama. Resultaría oportuno hacer un alto al final del capítulo III para lanzar las incógnitas:
    • ¿A qué piensas que se debe el misterio con el que el padre y el abuelo de Nahuán hablaban en el cumpleaños de este?
    • ¿Te imaginas qué sucederá con Nahuán en el próximo capítulo?

  •  Formulación de preguntas de verificación. Se aplica con el fin de comprobar que se ha comprendido lo que va del texto.
Ejemplo a partir de El pequeño Nicolás, de René Goscinny:
    • ¿Quién, junto con Nicolás, protagoniza el relato que acabamos de leer?
    • ¿Con cuál(es) de sus amigos se lleva mejor y peor, respectivamente, Nicolás?
  • Narración en voz alta. Se trata de contar al resto de la clase lo que se ha leído. 
Ejemplo:
Solicitar a un alumno que narre a sus compañeros el relato titulado «Chocho», perteneciente aEl pequeño Nicolás, de René Goscinny.
  • Subrayado. Se resalta en cada párrafo la idea principal o lo más sustancial del texto.
  • Anotaciones al margen de cada párrafo. Esta actividad complementa a la anterior.

3. Después de la lectura
  • Resúmenes. Implica las operaciones de análisis y síntesis. Se trata de ordenar y reducir la información del texto leído, de tal manera que quede solo lo esencial, utilizando palabras propias. Para la elaboración de resúmenes, es muy valioso el subrayado realizado durante la lectura.
  • Esquemas. Consiste en organizar la información sintetizada utilizando gráficos o símbolos.
  • Mapas conceptuales. Se ordenan las ideas principales en cuadros que se relacionarán por medio de flechas con las ideas secundarias.
  • Textos a partir del original. Usando el texto como pretexto para escribir, se pueden crear finales distintos, personajes nuevos, situaciones posibles, etc. La escritura es también una excelente forma de conquistar la comprensión.
Es fundamental recalcar que, si bien es importante aplicar estrategias como las descritas para  conseguir nuestros fines educativos relacionados a la lectura, estas solo podrán prosperar si preexiste motivación.
                                                                                             
Artículo escrito por la Lic. Ana Delia Mejía Quiroga, de la Universidad San Martín de Porres, Auxiliar del Plan Lector de Editorial Santillana.

Bibliografía
EDUCARCHILE (s. f). «Claves para mejorar la comprensión lectora». Post de la página web educarchile. Consulta: 1 de abril de 2014.
TAPIA, JESÚS ALONSO (2005) «Claves para la enseñanza de la comprensión lectora».  Revista de Educación, número  extraordinario, pp. 63-93. Versión en PDF. Consulta: 2 de abril
de 2014.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts