¿Para qué sirve un profesor?

¡Caramba con la pregunta! Pues así inicia el artículo publicado por Santiago Moll en el cual busca dar respuesta a una pregunta que un alumno le hizo no hace mucho tiempo y que lo dejó muy sorprendido.
Soy profesor de la especialidad de Lenguaje y Literatura, al igual que Santiago. Es común escuchar a nuestros alumnos preguntar por la utilidad de ciertos contenidos del currículo de la asignatura. Por ejemplo, para qué sirve la sintaxis, la morfología, etc.  Pero; lo cierto es que sí sirven.
Volviendo a la experiencia de Santiago: cuando un alumno fue más allá y le preguntó para qué servía un profesor. Por un instante le sorprendió la pregunta, pero también fue rápido en la respuesta y, creo, que también fue original.
Pues bien, la respuesta que le dio fue la siguiente:
“Un profesor sirve para todo aquello

que no se encuentra en Google”

Cada vez es mayor la dependencia de los alumnos con respecto a las Nuevas Tecnologías. Esta fe ciega, en algunos momentos, puede haber afectado la utilidad del docente. El alumno tiende a creer que en internet, en las redes sociales, en chats, en enciclopedias, va a encontrar todo aquello que busca. De hecho, los adultos, entre ellos los docentes, tenemos parte de culpa en esa creencia.

En efecto, las Nuevas Tecnologías son útiles, pero no tienen por qué ser sustitutivas, y mucho menos sustitutivas de los docentes. Y ese es uno de los principales retos a los que los docentes nos enfrentamos en la actualidad. Hacer ver que Docencia y Nuevas Tecnologías no son excluyentes, sino complementarias.
Santiago Moll lo explica con un ejemplo muy sencillo:
"Siempre les digo a mis alumnos que soy muy malo para recordar las fechas. Por ejemplo, no recuerdo el año del nacimiento de Francisco de Quevedo. Para saber su fecha, el profesor no es imprecindible, ya que el alumno puede acudir a cualquier libro de texto, manual, enciclopedia o, como no, buscarlo en internet. Ahí estoy de acuerdo en que el profesor no es imprescindible. Pero llega el momento de explicar el tema de un soneto de Quevedo, o el momento de resumir en unas cuantas líneas qué quiere expresar el poeta en ese soneto. Y allí es donde google no es capaz de llegar. Es cada vez más frecuente encontrarnos en pruebas y exámenes preguntas como las de ‘explica el contenido del texto’, ‘resume en una línea el tema’, ‘justifica tu respuesta’, etc., en blanco.
Es ahí donde el docente entra en juego, donde su lenguaje verbal, pero también el no verbal, se hace tan presente como necesario, donde su pasión y su entusiasmo son capaces de contagiar a toda un grupo, donde una buena respuesta, aquella que no se encuentra en google, es capaz de despertar en el alumno su curiosidad y de fomentar su espíritu crítico. Personalmente creo que este es nuestro mayor reto y, a la vez, nuestra mayor recompensa.
Yo agregaría: "Por que las tecnologías no pueden suplir el vínculo que se establece entre docente y alumno; que contribuye a su desarrollo personal. Esa parte, tan compleja, la de las relaciones humanas que ningún sistema informático podrá descifrar".
Los que siguen mi web y quienes me conocen han comprobado mi interés por las Nuevas Tecnologías y al igual que Santiago Moll en sus palabras, creo que la Educación, esa que se escribe con letra mayúscula, es mi auténtica vocación y, sin lugar a dudas, la de todos nosotros...
Adaptación del artículo publicado en http://justificaturespuesta.com/para-que-sirve-un-profesor/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts