La desescolarización de la educación y las oportunidades del aprendizaje abierto


La educación es una utopía si consideramos que se desarrolla en base a ideales de seres humanos que anhela desarrollar; puesto que, existen diversos factores que impiden que estos se concreticen.

«El hombre es humano desde el momento en que decide autónomamente vivir y elaborar su propio proyecto de vida. En este sentido, la educación es ante todo una ayuda desde el exterior (heteroeducación) para que todo hombre pueda ser libre inventor y fabricador de su vida, dentro de las circunstancias que lo condicionan. Por esto la educación termina siempre siendo autoeducación, esto es, la educación que cada hombre hace de su propio proyecto de vida en una sociedad y la realización de ese proyecto, lo que requiere un armónico y notable dominio de todas las fuerzas de su ser. La vida del hombre es problemática. Por ello, la educación no es una receta, sino un proceso de relativo perfeccionamiento en el vivir con los demás. Por esto, la educación implica un irremplazable proceso de aprendizaje, de experiencia de vida, de aprovechamiento de facilidades individuales y sociales para mejorar al individuo y a la sociedad en interacción». (DAROS, 2009, pág. 1)

La educación debe ser libre. Así lo entiende (Illich, 1974) «Un buen sistema educacional debería tener tres objetivos: proporcionar a todos aquellos que lo quieren el acceso a recursos disponibles en cualquier momento de sus vidas; dotar a todos los que quieran compartir lo que saben del poder de encontrar a quienes quieran aprender de ellos; y, finalmente, dar a todo aquel que quiera presentar al público un tema de debate la oportunidad de dar a conocer su argumento». En ese sentido, la educación debe basarse en el principio del deseo de aprender de cada individuo. Pero, lamentablemente la escuela de hoy contraviene ese principio al tratar de controlar qué es lo que las personas deben aprender, con qué y quiénes hacerlo. Frente a ello, Illich plantea la necesidad de desescolarizar la educación; para lo cual propone cuatro redes:

1. Servicios de Referencia respecto de Objetos Educativos: La escuela distingue los recursos que necesita el ser humano bajo el rótulo de instrumentos educativos cuyo acceso está restringido. Por lo cual sería necesario que exista un acceso total a los objetos educativos.

2. Lonjas de Habilidades: Existe escasez de habilidades en la educación de hoy pues que estas restringen la demostración de habilidades y el uso de las mismas para que otros las desarrollen bajo la necesidad de una certificación que autorice ello. Por consiguiente, necesitamos que se valore las competencias de quiénes desean enseñar y no documentos o títulos.

3. Servicio de Búsqueda de Compañero: La escuela determina en un espacio determinado con quiénes aprender, en qué momento y qué aprender. Es necesario que las personas tengan el derecho de convocar el aprendizaje sin importar el espacio, y así también, elegir con quiénes aprender según las similitudes que encuentren entre sí.

4. Servicio de Referencia respecto de Educadores Independientes: Uno de los problemas de las escuelas es que asumen que su «desarticulación» como tales, implicaría la desaparición de los maestros. Sin embargo, esto queda descartado; porque lo que se conseguiría sería la deserción de los maestros frustrados y la demanda de maestros que acompañen el aprendizaje independiente de las personas; pues estas necesitan apoyo, orientación, etc.

La propuesta educativa de Illich se encauza en el del aprendizaje abierto en el sentido de configurar una nueva forma de entender la educación; en donde, sea el individuo quién decida la forma en que asume su formación. Si bien en la actualidad los gobiernos son los principales obstaculizadores del cambio de perspectiva en lo que a educación se refiere. Declaraciones como las del jefe de recursos humanos de Google que ponen en evidencia la invalidez de los expedientes académicos, y experiencias como Duolingo, Open english, Khan academy, entre otras; son una muestra de la necesidad de cambiar la forma en que entendemos la educación y la labor de los maestros.

Lic. Fredd Tipismana
  

DAROS, W. (2009). Teoría de la educación del hombre en la concepción de José Ortega y Gasset. Obtenido de https://williamdaros.files.wordpress.com/2009/08/teorc3ada-de-la-educic3b3n-segc3ban-ortega-y-gasset.pdf
Illich, I. (1974). La sociedad desescolarizada. Breve Biblioteca de Respuestas; 100, (Book, Whole), 148. http://doi.org/10.1007/s13398-014-0173-7.2


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts