¿Qué debe saber un niño de 4 años en realidad?

Acabamos un año e iniciamos otro y la preocupación de los padres por la escolaridad de sus hijos es grande. Muchos quieren saber si sus pequeños están "en la pista" y saben todo lo que deben.

¿Qué debe saber un niño de 4 años? 
Leí un post de una madre que estaba preocupada de que su hija de 4 años de edad no sabía lo suficiente. "¿Qué debería saber una niña de 4 años?", Preguntó.

La mayoría de las respuestas me dejaron no solo triste, sino bastante molesto. Una madre publicó una lista de todas las cosas que su hijo sabía: contar hasta 100, nombrar los planetas, cómo escribir su nombre y apellido, etc. Algunas, publicaban links de lo que un niño a cada edad debe saber. Solo pocos dijeron que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no debía preocuparse.

Me molestaba mucho ver a estas madres responder a una madre preocupada con listas de todas las cosas que sus hijos podían hacer y que la suya no podía. Somos una cultura tan competitiva que incluso nuestros preescolares se han convertido en trofeos y derechos de jactancia. La infancia no debe ser una carrera.

Lo que una niña de 4 años en realidad debe saber… 

  • Ella debe saber que es amada completamente e incondicionalmente, todo el tiempo.
  • Debe saber que está a salvo y debe saber cómo mantenerse a salvo en público, con otros y en diversas situaciones. Debe saber que puede confiar en sus instintos sobre la gente y que nunca tiene que hacer algo con lo que no se sienta bien, no importa quién lo esté pidiendo. Debe conocer sus derechos personales y que su familia los respalde.
  • Ella debe saber cómo reír, actuar tonta, ser torpe y usar su imaginación. Ella debe saber que siempre está bien pintar el cielo naranja y darles a los gatos 6 patas.
  • Debe conocer sus propios intereses y ser alentado a seguirlos. Si no puede aprender los números, sus padres deberían darse cuenta de que pronto los aprenderá accidentalmente y que deben dejar que se sumerge en barcos con cohetes, dibujos de dinosaurios o jugar en el barro.
  • Ella debe saber que el mundo es mágico y que así es ella. Debe saber que es maravillosa, brillante, creativa, compasiva y maravillosa. Debe saber que es tan digno pasar el día fuera haciendo cadenas de margaritas, pasteles de barro y casas de hadas, que asistir a la escuela.


Pero lo más importante es que los padres necesitan saber…
  • Que cada niño aprende a caminar, hablar, leer y álgebra a su propio ritmo y que apurarlo no tendrá nada que ver con lo bien que camina, habla, lee o hace álgebra.
  • Que el mayor predictor de alto rendimiento académico y altos puntajes es la lectura de los niños. No las tarjetas flash, no los libros de trabajo, no los preescolares de lujo, no los juguetes parpadeantes o las computadoras, pero mamá o papá debe tomarse el tiempo todos los días o en la noche para sentarse y leer libros con sus hijos.
  • Que sea el chico más inteligente o más realizado en la clase nunca ha tenido ninguna influencia en ser el más feliz. Estamos tan atrapados en tratar de dar a nuestros hijos "ventajas" que les estamos dando vidas como multitarea y estresante como la nuestra. Una de las ventajas más grandes que podemos dar a nuestros niños es una niñez simple, despreocupada.
  • Que nuestros hijos merecen estar rodeados de libros, naturaleza, materiales de arte y la libertad de explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunas cosas son importantes: construir juguetes con legos y bloques, juguetes creativos con todo tipo de materiales de arte, instrumentos musicales reales y multiculturales, etc. Tienen que tener la libertad de explorar con cucharadas de frijoles secos en la silla alta, amasar pan, hacer garabatos con pintura y jugar con barro.
  • Que nuestros hijos necesitan más de nosotros. Nos hemos vuelto tan buenos en decir que tenemos que cuidarnos a nosotros mismos que algunos de nosotros lo hemos usado como excusa para que el resto del mundo cuide a nuestros hijos. Sí, todos necesitamos baños sin interrupciones, tiempo con amigos, descansos por nuestra salud mental y una vida ocasional fuera de la paternidad. Pero vivimos en un momento en que las revistas de crianza de los hijos recomiendan tratar de comprometerse a 10 minutos al día con cada niño y programar un sábado al mes como día de la familia. ¡Eso no está bien! Nuestros niños no necesitan videojuegos, computadoras, actividades después de la escuela, clases de ballet, grupos de juego y práctica de fútbol. Necesitan padres que se sienten y escuchen lo que hicieron en el día, madres que hacen artesanías con ellos, padres que se toman el tiempo para leer historias y actuar como tontos con ellos. Ellos necesitan que tomemos paseos con ellos y que les pidamos su ayuda para hacer la cena, aunque tome el doble de tiempo y sea el doble de trabajo. Merecen saber que son una prioridad para nosotros y que realmente amamos estar con ellos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sobre Nosotros

FORMANDOTEC

Somos una web educativa que ofrece una nueva forma de aprender a través de artículos, videos, documentales, conferencias, aplicaciones, libros y más.




Lo último...

recentposts

Te puede interesar...

randomposts