Bienvenidos

Artículos

VIDEOS

PELÍCULAS

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

SLIDO: aumenta la interacción en tus clases virtuales con preguntas y encuestas en vivo.

mayo 30, 2020
Slido es una aplicación web que mejora la comunicación y aumenta la interacción en eventos como reuniones, charlas, conferencias y por qué no en clase. 

Permite a los usuarios agrupar las principales preguntas para generar conversaciones significativas, involucrar a los participantes con encuestas en vivo y capturar valiosos datos durante el evento. 

Podemos utilizarla tanto en un evento presencial como en línea. Mira el siguiente video para descubrir todas sus ventajas.


¿Te animas a probarlo? Aquí te dejamos un videotutorial que hemos elaborado para ayudarte a utilizar Slido a través de la plataforma o integrada en nuestras presentaciones (Google Slide)

FLIPGRID: Genera interacciones orales con tus estudiantes en línea.

mayo 17, 2020
Flipgrid es una herramienta gratuita y sencilla para fomentar debates cortos basados en vídeo  de clase. Los profesores, los estudiantes y las familias pueden utilizar Flipgrid en el colegio o en el hogar para mantenerse conectados y compartir sus experiencias de aprendizaje continuo. Cualquier profesor puede registrarse.

A pesar de estar solo en inglés, es muy fácil de usar. Aquí te compartimos un videotutorial:
¡Flipgrid ya es totalmente gratis!

Francesco Tonucci: Por una buena escuela en tiempo de coronavirus (Ver Ponencia - Español)

abril 25, 2020

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos”.

(A. Einstein)

Aprovechar de esta situación paradójica para imaginar un cambio. Aprovechar de la familia y de la casa por una escuela distinta, sin clases y sin deberes. Intentando respetar la ley, artículo 29 de la Convención que dice: “la educación del niño deberá estar encaminada a desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades”.

- La casa como taller tecnológico
- La cocina como laboratorio de ciencia
- La naturaleza en las macetas
- La lectura, el teatro familiar
- La historia dentro del cajón – La literatura: el diario secreto
- Los videos hechos en casa
- Jugar, no solo videojuegos
- La casa como escuela y los padres como asistentes





Nota: debido a problemas de conectividad por el contexto que estamos viviendo; es posible que algunas partes de la ponencia no estén completas.

Mar Romera: Competencias Docentes (Ver Ponencia - Español)

abril 21, 2020
La escuela siempre ha necesitado personas cualificadas. La cuestión es que en diferentes épocas el concepto “persona cualificada” es diferente. Hablar hoy de competencias docentes no es hablar de competencias docentes, es hablar de HOY. Necesitamos buscar cualificación profesional, pero también y no en segundo lugar cualificación personal.

Compromiso, responsabilidad, implicación, actitud positiva y proactiva y adaptabilidad a las circunstancias actuales.

Con este seminario se pretende ayudar a la reflexión de docentes sobre:

- ¿Qué y quién soy como profesional docente?
- ¿Soy lo que quiero ser?
- ¿Puedo liderar proyectos de innovación de producto educativo, de proceso y de gestión? ¿quiero?
- ¿Estoy preparada para introducir cambios culturales y organizativos?
- ¿Puedo y quiero implementar procedimientos de trabajo eficaces para las necesidades actuales de la sociedad?
- ¿Qué docentes necesita nuestra infancia y nuestro mundo?

El objetivo sería un compromiso personal y profesional con la reflexión y la mejora continua para adaptarnos al cambio. Ha llegado el momento de cambiar de paradigma.
El desempeño de cualquier profesión, oficio o puesto de trabajo, la profesión docente también viene identificado por los potenciales de la persona, sus fortalezas, sus talentos (CAPACIDADES) de la persona para ejercer adecuadamente la profesión. No sólo vale con las capacidades, estas es necesario desarrollarlas con una serie de conocimientos, y estos desarrollarlos a través de la práctica (entrenamiento de COMPETENCIAS) de cara a la implementación profesional desde las diferentes funciones. Pues bien, en el caso de la docencia, del trabajo con la infancia nada es posible sin CORAZÓN.


La necesidad de desechar el “Pero” en tiempos de aislamiento y de Educación a distancia.

marzo 30, 2020
TIC

El ministro de Educación, Martín Benavides, anunció el pasado viernes 27 de marzo que la estrategia “Aprendo en casa”, para atender las necesidades de aprendizaje de miles de estudiantes del país que no han podido iniciar su año escolar por las medidas de aislamiento social establecidas por el gobierno para hacer frente a la Pandemia del Coronavirus (Covid-19); tendrá una programación diaria y que su objetivo es lograr que se cumplan los aprendizajes establecidos en el currículo nacional, pero de manera diferente, usando internet, radio y televisión. Lo que constituye un desafío para un sistema tradicionalmente centrado en la enseñanza presencial.

La educación formal ni ha sido ajena a las diversas tecnologías del aprendizaje, ni es indemne a estas tecnologías digitales en red. Y aunque Internet no resolverá los temas tan complejos, amplios y agudos de la educación en el Perú; más aún, si las facilidades tecnológicas en los hogares del país son muy disímiles: el 73% de peruanos usa Internet (US Census Bureau) y de la cantidad de personas que usa Internet el 82% accede a este servicio a través de un celular (INEI); hay que tener en cuenta, además, que menos del 40% de hogares cuenta con una computadora. No obstante, estar al margen de sus potencialidades agravaría la gran brecha digital que aún existe. Por tanto, esta necesidad de apropiación de Internet por la escuela como alternativa para hacer frente a la imposibilidad de convocar a los estudiantes a las aulas; definitivamente implica un gran reto.

La tarea que se ha encomendado a miles de maestros, no solo en el sector público sino también el sector privado, no es sencilla; sobre todo, cuando se encuentran en un escenario no previsto, no planificado. En ese sentido, la importancia de una actitud empática, exigente pero flexible, es fundamental para lograr buenos resultados. ¿Por qué? Muchos de los docentes no han desarrollado su competencia digital en los niveles requeridos, y siendo sincero, muchos estudiantes tampoco. Los conceptos de nativos digitales e inmigrantes digitales, que hemos utilizado para establecer la relación de dominio entre las personas y la tecnología, se ponen en duda en el contexto actual; que niños y adolescentes manipulen dispositivos tecnológicos con mayor facilidad que los adultos, que sus maestros; no es sinónimo de ser competentes en lo digital.

La Educación a distancia a través de entornos virtuales requiere comprender que es más que el uso de los dispositivos tecnológicos, que llevar lo que se hace en la escuela a la red. Por el contrario, es asumir una mirada mucho más compleja en la que la dinámica educativa tiene otra configuración. He allí la importancia que las familias asuman su rol dentro de este proceso de adaptación y desarrollo de la educación de sus hijos en casa.

Aquí algunas ideas al respecto:
  • - Dar clases a través del entorno virtual no significa que estas cubran el mismo tiempo que se da en la escuela. Si realiza videoconferencias y videos, estos deben ser de corta duración. Recordemos que el tiempo de atención es de un niño o adolescente en promedio no es muy amplio. 
  • - La regulación del tiempo para el desarrollo de las actividades debe ser una tarea asumida por los estudiantes y por las familias. Hay que establecer horarios sin dejar de lado la flexibilidad de la Educación a distancia.
  • - La responsabilidad del componente emocional debe ser compartida por el docente y por las familias: El primero debe generar la motivación para el aprendizaje (a través de los videos, audios, mensajes y consignas que haga llegar al estudiante) y los segundos deben generar las condiciones. Un niño o adolescente en un contexto de aislamiento, temor, angustia o estrés no va aprender de la misma forma y al mismo ritmo.
  • - Los recursos que puede utilizar un docente son diversos desde registrar evidencias de lo aprendido con una simple foto que solicita a los padres se lo envíen por correo de lo que hace el estudiante, hasta desarrollar actividades colaborativas en un aula virtual. Si bien lo segundo será más eficiente en cuestión de manejo de información del aula y el tiempo. Lo cierto es que eso dependerá del nivel de competencia digital del docente y el nivel de conectividad de las familias. Lo importante es el desarrollo de competencias, el logro de aprendizajes, y tener claro, que el medio tecnológico no puede sobreponerse al fin pedagógico.
  • - Aprender es más que transmitir conocimiento o realizar actividades operativas. Esto significa que la Educación a distancia no es volver a la llamada Educación tradicional centrada en contenidos. Desarrollar competencias es posible desde el aislamiento, con limitaciones, pero es posible. Solo se requiere de creatividad por parte del docente y disposición de las familias a apoyar lo que este propone. Recordemos que no es lo mismo la Educación virtual en el nivel básico que en el nivel superior.

Roma no se construyó en un día, es un dicho que calza muy bien en este contexto. En ese sentido, hay que ser conscientes que en medio de una “guerra” frente a un virus que hoy ha puesto en jaque al país y mundo entero, no podemos estar que todo se solucione de la noche a la mañana. Hay que entender que nuestros maestros son seres humanos y tienen familias al igual que todos. Hay que entender que nuestros niños y adolescentes nos necesitan para seguir aprendiendo y que la situación que afrontamos requiere del apoyo de todos. Pero lo más importante, es que hay que asumir los errores como una oportunidad de aprendizaje. Sí, los errores… porque en este proceso de tránsito a lo virtual (a la Educación a distancia) estará lleno de dificultades, de temores, de miedos, y debemos ser persistentes y quizás empezar a cambiar el “Pero” por un “Sí podemos”.

Fredd Tipismana
Magíster en Integración e Innovación Educativa de las TIC
Pontificia Universidad Católica del Perú


Fuentes:

Minedu: Educación a distancia tendrá una programación diaria. (27 de 03 de 2020). Obtenido de Plataforma única del Estado Peruano: https://www.gob.pe/institucion/minedu/noticias/111548-minedu-educacion-a-distancia-tendra-una-programacion-diaria
Mujica Troncoso, A. (24 de 03 de 2020). Coronavirus: ¿Educación virtual en tiempos de cuarentena? Obtenido de Perú21: https://peru21.pe/opinion/coronavirus-educacion-virtual-en-tiempos-de-cuarentena-cuarentena-util-noticia/?ref=p21r
Suárez Guerrero, C. (2013). ¿Con quién aprender? Obtenido de ResearchGate: https://www.researchgate.net/publication/269112342_Con_quien_aprender

Evaluar por competencias es más que cambiar un número por una letra

febrero 12, 2020
Hace unas semanas se ha puesto en consulta pública el proyecto de Norma que regula la Evaluación de las Competencias de los Estudiantes de Educación Básica (RM N.º 033-2020-MINEDU); el cual, constituye un paso importante en el proceso de implementación del Currículo Nacional de Educación Básica (CNEB) que contempla la Evaluación formativa centrada en la evaluación de las competencias que todo estudiante debe desarrollar a lo largo de su paso por la escuela. Pero, ¿qué significa evaluar por competencias?, ¿qué entendemos por evaluación formativa?, ¿es correcto reducir la propuesta del Ministerio de Educación (MINEDU) a cambiar letras por números como lo afirman algunos opinólogos y medios de comunicación? En el presente artículo, trataremos de dilucidar estas interrogantes.

Evaluación por competencias

Si el mundo en que vivimos ha cambiado; también lo ha hecho el concepto de evaluación. Así pues, ha pasado de considerarse una práctica centrada en la enseñanza a ser entendida como una práctica centrada en el proceso para lograr aprendizajes en los estudiantes; es decir que, lo realmente importa es que los estudiantes aprendan: no conocimientos aislados, sino que desarrollen capacidades para enfrentarse a cualquier situación que se les presente, para seguir desarrollando competencias.

Pregunta reflexiva: ¿Qué es más importante? ¿que un estudiante sepa de memoria las fechas y nombres de los héroes de la independencia? o ¿que desarrolle las capacidades, que al combinarse, le permitan construir su propia interpretación histórica de los hechos ocurridos (competencia); asumiendo una posición crítica, que lo ayuden a comprender el presente y a construir su futuro?

Evaluación formativa

La evaluación formativa es aquella que diagnostica, retroalimenta y posibilita acciones para el progreso del aprendizaje de los estudiantes. En ese sentido, es necesario desterrar la idea equivocada de considerar la evaluación como la acción de aprobar o desaprobar, de calificar o descalificar, de premiar o castigar al estudiante.

Evaluar es un proceso sistemático y continuo; en el cual, el docente se encarga de recoger y valorar información relevante sobre el nivel de desarrollo de las competencias de los estudiantes, con el objetivo de que mejoren sus aprendizajes en función al estándar del ciclo formativo en que se encuentran. Asimismo, brinda retroalimentación oportuna para ayudarlos a avanzar hacia el nivel esperado y ajustar la enseñanza a las necesidades identificadas; cultivando así, una cultura de valoración, de indagación, de confianza y apoyo constructivo.

De la escala cuantitativa (vigesimal) a la escala cualitativa

El CNEB establece como escala cualitativa AD (logro destacado), A (logro esperado), B (en proceso) y C (en inicio) para valorar el nivel de logro alcanzado en el proceso de desarrollo de cada competencia. No obstante, no constitirán “calificaciones o notas” ni generaran promedios al finalizar un periodo o año lectivo. Esto, en el entendido de que los estudiantes no desarrollan al mismo nivel todas las capacidades que se corresponden a las competencias del currículo; así como, tampoco todos los estudiantes desarrollan dichas competencias al mismo ritmo. Por ello, las conclusiones descriptivas que acompañarán la evaluación, aportarán información valiosa no solo a los estudiantes, sino también a las familias, de los avances, dificultades y oportunidades de mejora que se requieren en el proceso de desarrollo de las competencias.

El objetivo del cambio de escala es contribuir a comprender la complejidad en el proceso de formación integral de los estudiantes y que el fin de la Educación Básica no es etiquetar quién sabe más o quién sabe menos, sino favorecer los aprendizajes que permitirán a nuestros niños y jóvenes desenvolverse en el mundo contemporáneo y, en el de mañana.

Pregunta reflexiva: Si la estudiante X tiene 14 de promedio en matemáticas y el estudiante Z tiene 13; ¿podría usted describir en qué nivel de desarrollo se encuentra cada uno de ellos y qué necesitan fortalecer o mejorar? Mientras medita su respuesta, pregúntese también ¿En la vida real aprendemos y aplicamos lo aprendido de forma segmentada o integrada?


En síntesis, la Educación en el Perú debe apuntar al desarrollo de estudiantes (ciudadanos) competentes; es decir, que comprendan la situación a la que se tengan que enfrentar y evalúen las posibilidades que tienen para resolverla. Esto significa que no solo requerirán de conocimientos; sino también de habilidades de orden superior, haciendo énfasis en el pensamiento crítico, y habilidades socioemocionales; para así poder tomar las mejores decisiones. Por lo tanto, resulta necesario desechar toda concepción de evaluación como acción punitiva, y de la escuela como solo un tránsito hacia la universidad.

Esta es la ardua tarea que ha emprendido el MINEDU, y que a pesar de las dificultades que existen y las que seguramente se presentarán, es importante apoyar; porque la Educación de los peruanos es responsabilidad de todos.

Fredd Tipismana
Especialista Pedagógico










El problema del uso excesivo de Internet y la motivación por el estudio en la Educación Superior

enero 18, 2020
La relación entre el uso excesivo de Internet, los dispositivos digitales, el rendimiento académico y los comportamientos académicos, como la motivación para aprender; ha sido motivo de preocupación en los últimos 20 años. Así tenemos que los países que invirtieron mucho en tecnologías de la información mostraron un crecimiento menor en el rendimiento académico que aquellos que no lo hicieron, según investigaciones de la OCDE en el 2015. No obstante, lo que se sabe acerca de cómo el uso de la tecnología digital impacta negativamente en el rendimiento académico es relativamente poco; ya sea que afecte directamente en las calificaciones o reduzca algunas habilidades generales relacionadas con el estudio. Además, tampoco se conoce los factores que contribuyen a impactos negativos como los problemas psicológicos que se pueden generar en el individuo.

Las preocupaciones sobre el impacto de la tecnología digital en el rendimiento académico han sido especialmente importantes cuando el uso de dicha tecnología también provoca patrones de comportamiento problemáticos, como la adición a Internet o el uso problemático de Internet (o sus siglas en inglés PIU). Así pues, se dice que el PIU ocurre cuando las personas evidencian problemas relacionados con el uso de la tecnología digital que implican una interrupción importante en su trabajo y en las relaciones sociales, y un efecto negativo cuando se separan del Internet. 

Las estimaciones de la prevalencia del PIU en la población general varían entre el 2 % y el 8%, y varían hasta el 20 % en las muestras más jóvenes; aunque, estas cifras son difíciles de interpretar con precisión, debido a las diferentes definiciones que se le da al "Uso problemático de Internet" o 'Adicción a Internet'.

El estudio realizado por la Universidad de Milán (Italia) y el Departamento de Psicología de la Universidad de Swansea (Reino Unido) señala que hay una relación negativa entre los niveles de PIU y las estrategias de aprendizaje; lo que significa que, a los estudiantes les resulta más difícil organizar su aprendizaje de manera productiva. Los niveles de PIU también se asocian positivamente con la ansiedad ante los exámenes. 

Esta relación es importante, ya que indica que el PIU puede tener un impacto negativo en las habilidades cognitivas necesarias para poder estudiar, tales como la motivación para aprender, en lugar del rendimiento en un área en particular. Así pues, el PIU afecta la capacidad en una variedad de tareas de funcionamiento ejecutivas, tales como el control de impulsos y la planificación; así como también la sensibilidad a la recompensa (estímulos positivos). Inclusive puede estar asociado con niveles más altos de depresión y ansiedad. 

Si bien el estudio realizado no examinó el impacto del Uso problemático de internet (PIU) en el promedio de calificaciones (GPA); sugiere que encontrar formas de limitar o hacer que los estudiantes se autolimiten en el uso de Internet y las redes sociales, tendría efectos beneficiosos en la motivación por el estudio y potencialmente en el rendimiento académico. 

Si bien gran parte de este uso está más allá del control que una institución académica pueda ejercer; fomentar el uso consciente de las redes sociales y reemplazarlo con otras actividades de disfrute, es una sugerencia potencialmente útil que podría hacerse a los estudiantes. En ese sentido, las instituciones de educación superior deben repensar su creciente empleo de tecnología digital como una supuesta ayuda a sus estudiantes; ya que puede tener un impacto contraproducente en su objetivo principal: el rendimiento académico de sus estudiantes y su desarrollo psicosocial.

Traducido y adaptado por Fredd Tipismana

Fuente:
Truzoli R, Viganò C, Galmozzi PG,Reed P. Problematic internet use and study motivation inhigher education.J Comput Assist Learn. 2019;1–7.https://doi.org/10.1111/jcal.12414

 
Copyright © FORMANDOTEC. Publicado por BTemplates Diseñado por OddThemes