Bienvenidos

Kahoot: convierte la clase en un juego

enero 22, 2017
Kahoot! es una aplicación móvil gratuita que permite la creación de cuestionarios de evaluación. Es una herramienta que permite que el profesor cree concursos en el aula donde los alumnos son los participantes. Los estudiantes contestan a una serie de preguntas por medio de un dispositivo móvil y "gana" quien obtiene una mayor puntuación.

Esta aplicación se sitúa dentro del aprendizaje móvil y de la ludificación permitiendo al alumnado aprender por medio del juego. La idea es que el alumno aprenda jugando dentro del aula para que la experiencia de aprendizaje sea más motivadora.

La plataforma de Kahoot! está formada por dos páginas web, una llamada getKahoot! que será la que utilizará el profesor, y otra simplemente Kahoot.it que es la que los alumnos utilizarán para entrar en cada “partida”. Una vez que el docente ha creado el cuestionario (que puede incluir imágenes y video), deberá ofrecer a los alumnos un código PIN que les permitirá acceder al juego a través de la página destinada para ello.

Para empezar a jugar es tan sencillo como proyectar en clase las preguntas del concurso y los alumnos por medio de sus dispositivos móviles contestar la opción que crean correcta. Al finalizar cada alumno puede conocer su puntuación y se establece un "ranking" con las mismas. También el profesor puede establecer un sistema de recompensas para los mejores. La aplicación permite exportar los resultados a Excel o incluirlos en Google Drive, para que el profesor pueda disponer de los mismos para el proceso de evaluación.

Hay mucho cargamontón al profesorado, se les responsabiliza de todo.

enero 19, 2017
Samanta Biosca cambió el aula por las casas de los chicos. Empezó como maestra en una escuela privada “un tanto especial” en la que acogían “todos los casos que nadie quería”. Adolescentes conflictivos o niños con TDAH o Asperger fueron su día a día durante 15 años hasta que, crisis mediante, la escuela cerró. Como quería seguir esa línea de trabajo se hizo coach personal, esa figura cada vez más común en España que tutela o acompaña a un menor (o a un adulto o a toda la familia) en un proceso de búsqueda de objetivos personales, cambiar comportamientos, etc. Desde su experiencia, Biosca habla de “padres perdidos” respecto a la educación de sus hijos y cómo relacionarse con ellos.

¿Por qué dice que están perdidos los padres?

Hemos pasado de una educación dirigida por padres autoritarios a una educación totalmente permisiva sin ningún tipo de responsabilidad u obligación de los chicos; teniendo como resultado adolescentes irresponsables, sin compromiso.

Hay cantidad de información en el mundo sobre educación, pero los padres no se cuestionan realmente qué tipo de educación quieren dar a sus hijos. Están perdidos. Hoy prueban una cosa, mañana otra, al tercer día otra. Y te dicen: “He probado todo, pero nada funciona”. Seguramente no con la constancia necesaria para marcar ese hábito. Quieren tener autoridad, pero también ser sus colegas. Quieren ser pedagogos, pero luego sale un dictador. Hay muchas incongruencias. La escuela donde van nuestros hijos marca unas pautas, igual no estamos de acuerdo con ellas. Será importante escoger el colegio para saber qué van a enseñar a tu hijo para reforzarlo en casa. Veo a los padres que están muy perdidos y cometen errores muy tontos que son muy fáciles de rectificar.


¿Se desentienden las familias de la educación y le dejan la tarea a los colegios? O, incluso, ¿trabajan a veces ‘contra’ los colegios?

Hay de todo. Muchos padres delegan la educación de sus hijos al colegio, cuando no debería ser así. En el colegio se enseñan conceptos y otro tipo de cosas. Para mí la educación se enseña en casa. Entonces están los padres híperprotectores que están haciendo una mala educación. Están los padres autoritarios, que están haciendo una mala educación. Creo que hay un cambio en la educación, pero como no está definido vamos todos a la deriva. Por ejemplo, cuando hablamos de valores en la familia. Le pregunto al padre qué tres valores quiere transmitirle a su hijo. Y me habla de tres sin que la madre lo sepa. Y luego le pregunto a la madre. Me da otros tres diferentes. Si el padre transmite unos valores y la madre otros ya tenemos un problema. Todas estas cosas son tonterías, pero si se hablan en casa nos marcan una línea de educación.

¿No sabemos lo que queremos?

Creo que hay una sociedad que ha perdido los valores. Por ejemplo, el éxito sin esfuerzo. Es un valor que se propaga por todas partes. Sale en la televisión. En todas partes se les vende a los chicos el éxito rápido y sin esfuerzo. Esto es un cambio social que se está produciendo y tiene consecuencias. Por ejemplo, los niños quieren salir por la tele, ser famosos, ganar dinero y ya. La cultura del esfuerzo y el sacrificio que tenían nuestros padres a nivel social no la tenemos ya. En cuánto algo supone un mínimo de sacrificio, lo abandonan. Ponles un rompecabezas, verás lo que tardan… en descartarlo, porque requiere esfuerzo y concentración. También hay otros valores que están aprendiendo, que son nuevos, que están muy bien como la flexibilidad y la resiliencia.

El ejemplo de nuestros padres es la educación más importante. Lo que vemos, no lo que dicen. Algunos tienen una incongruencia total entre el discurso y la acción. “No uses tanto el móvil” y luego se sienta tres horas con la tablet. Nos tenemos que cuestionar como padres o educadores qué modelo transmitimos. “No hables mal”, pero luego el padre no respeta a su madre. Esto lo veo mucho. Faltas de respeto brutales hacia el padre o la madre y luego se le pide al chico respeto. No lo va a hacer.

Usted ha sido maestra, ahora no trabaja con ellos formalmente, pero sí mantiene contacto. ¿Están formados los docentes para tratar con adolescentes conflictivos?

No. En nuestro colegio, que sólo recibíamos casos problemáticos, sí que teníamos una formación tremenda. Teníamos formación constante. Por eso he podido derivar hacia aquí. Podíamos hablar de cualquier conflicto de trastorno, una dislexia, un TOC, un Asperger… Pero normalmente no se da esta formación al profesorado; es más, pocas veces el profesorado es receptivo a recibir esta formación. No quiero generalizar pero, por ejemplo, veo a muchos profesores formándose en tecnología, etc., que está muy bien, pero en cuanto a inteligencia emocional, poca. Además, la teoría es muy poco práctica en estos momentos. Está muy bien, pero no es lo mismo que en el aula. Al psicólogo le decíamos: “Métete en el aula ocho horas con los niños y verás si una estrategia funciona o no”. Falta experimentación. Prueba, resultado. Hay teoría, pero es poco aplicable.


¿Deberíamos preocuparnos o nos preocupamos demasiado por algo que ha pasado siempre?

Adolescentes problemáticos siempre ha habido. Pero los problemas de hoy, con toda la información que tienen, creo que son mayores. Por ejemplo, consumo de drogas se ha disparado. ¿Por qué? Porque el acceso es súper fácil. Porque los padres no le dan ningún tipo de importancia. “Sí, fuman porros y tal…”. Que un adolescentes pruebe porros o la cerveza no lo veo un problema. Pero un consumo semanal sí es un problema. Hay una relajación con según qué temas… No hay educación de drogas, no hay educación sexual. En las escuelas no se está dando esta educación, pero es que en casa tampoco. Y se educan a través de internet, imagínate lo que les llega, sin filtros.

Ni en la escuela ni en casa. ¿A quién corresponde?

Yo creo que en casa primero. Los padres no hablan del tema porque creen que es propiciarlo. “Si no hablo de drogas no las van a probar”. Pero lo van a probar y va a ser peor. Están más informados que los padres.

Pero esto son tendencias difíciles de revertir…

Sí. Veo padres muy preocupados, pero tienen al niño delante de la televisión viendo cosas que no deberían.

¿Cómo se trata con un adolescente que boicotea la clase?

Eso es el resultado de un malestar suyo, por tanto, hay que encontrar dónde está ese malestar. Si le das la opción de hacer las cosas bien, la toman. Puede ser que se pierda o que esté desmotivado. El profesor a lo mejor no puede detectarla, pero sí avisar en casa, al psicopedagogo. Nosotros aplicábamos lo que llamábamos la extinción. Ignoramos al estudiante hasta que nos hable bien. Es difícil, yo creía que era inaplicable. Pero se consigue. El tiempo fuera viene muy bien, sacarlos a parte, nunca ridiculizarlos delante del grupo. Es un trabajo de chinos, pero da resultado. Ahora, es un esfuerzo tremendo por parte de todos.

Teníamos un grupo de psicopedagogía buenísimo. Algo que ha dejado de existir, hay grupos que no tienen psicopedagogo, y este refuerzo es importante. Las herramientas se van aprendiendo con la experiencia, pero el conocimiento teórico no se tiene al principio. En la universidad esto no te lo enseñan. El profesor está muy maltratado a nivel social. Te llegan los padres y te dicen: “¿Por qué has suspendido a mi hijo?”. Yo no he suspendido a tu hijo, tu hijo ha suspendido solo. “Es que no lo motivas”. Hay mucho cargamontón al profesorado, parece que son responsables de todos los problemas.

¿Se debería trabajar más la inteligencia emocional en las escuelas?

Todos hablamos de inteligencia emocional pero quién sabe lo que es. O cómo gestionar nuestras emociones. Esto no nos lo ha enseñado nadie. Sería una asignatura fenomenal. Toda la revolución que se está haciendo en el sistema está intentando aplicar esta inteligencia emocional. Creo, deseo y espero. Estamos en un cambio, como hubo la revolución industrial, que fue un cambio a nivel social brutal, creo que estamos en un momento parecido y por eso estamos tan perdidos. Nadie nos ha enseñado a gestionar las emociones y nos estamos dando cuenta de que es una de las partes más importantes del ser humano. El sistema educativo debe implantar la gestión de las emociones y la inteligencia emocional. Si una persona está sana emocionalmente, todo lo demás funciona.

Fuente: http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2017/01/17/hay-mucho-machaque-al-profesorado-parece-que-son-responsables-de-todos-los-problemas/

7 películas sobre maestros que no debes dejar de ver

enero 10, 2017

El rol de un maestro deja una huella imborrable en la vida de sus estudiantes. No obstante, su labor muchas veces está llena de obstáculos y problemas que van más allá del salón de clase. Por ello, te presentamos las 7 películas sobre maestros que no debes dejar de ver. Aquí está nuestra lista.

1. Los coristas: Conocida también como "Los chicos del coro". En 1948 Clément Mathieu, profesor de música desempleado, acepta un puesto como profesor vigilante en un internado de reeducación de menores. El sistema represivo aplicado por el director conmociona a Mathieu. Enseñándoles música y canto coral a estos niños tan difíciles, Mathieu transformará sus vidas cotidianas. Ver Película




2. Con ganas de triunfar: Inspirados por su maestro, Jaime Escalante, los estudiantes de los barrios latinos pobres quienes estaban estereotipados por las bajas expectativas de la sociedad, sacrifican sus tardes, los sábados y sus vacaciones, esforzándose por pasar el examen de cálculo, de selección para universidad. El profesor deberá hacer todo lo posible para lograr que sus alumnos logren destacar a pesar de los prejuicios raciales. Ver Película




3. Entre los muros o La clase: François y sus colegas profesores preparan el nuevo año en un colegio de un barrio marginal de París. Llenos de buenas intenciones, deseosos de aportar la mejor educación a sus alumnos, se arman contra el desaliento. Pero las culturas y las actitudes se enfrentan en el aula, microcosmos de la Francia contemporánea. Por muy divertidos y estimulantes que sean los adolescentes, sus comportamientos pueden cortar de raíz el entusiasmo de un profesor que no cobra bastante. La tremenda franqueza de François sorprende a sus alumnos, pero su estricto sentido de la ética se tambalea cuando los jóvenes empiezan a no aceptar sus métodos. Ver Película



4. Diarios de la calle o Escritores de la libertad: Inspirada en una historia real, la de la profesora de un instituto, Erin Gruwell y en los diarios de un grupo de adolescentes «Los escritores de la libertad», de Long Beach, California, Estados Unidos, tras los disturbios de 1992 por conflictos interraciales. Está ambientada en los alrededores del Instituto Wilson Classical en Long Beach, a mediados de los 90 y expone la fuerza creativa y didáctica de una mujer, que deja sus prejuicios y técnicas tradicionales para ejercer su tarea con grupo de adolescentes marginales. Ver Película



5. La sonrisa de Mona Lisa: Katherine Watson viaja desde California al campus de la prestigiosa y estricta universidad de Wellesley en Nueva Inglaterra, en otoño de 1953, para enseñar historia del arte. En la era de posguerra, la joven profesora espera que sus estudiantes, las mejores y las más brillantes del país, aprovechen las oportunidades que se les presentan. Sin embargo, poco después de su llegada, Katherine descubre que el entorno de la prestigiosa institución está estancado en la conformidad. Ver Película



6. Ni uno menos: La odisea de una niña que con tan sólo 13 años, llega a ser profesora suplente en el colegio de una pequeña aldea. Con el fin de cumplir la promesa que se hizo a sí misma de mantener a todos sus alumnos en el colegio, se marcha a la ciudad y emprende una cruzada para recuperar a uno de ellos, un alumno de 10 años que ha abandonado el colegio debido a las dificultades económicas de sus padres. Ver Película




7. El club del emperador o Lección de Honor:  En 1972, la apacible vida de William Hundert, profesor en el elitista colegio masculino de St. Benedict, se ve alterada con la llegada de un nuevo alumno, el carismático y rebelde Sedgewick Bell, hijo de un senador de Virginia. Veinte años después, volverán a encontrarse, cuando el joven es ya un poderoso hombre de negocios. ¿Habrá aprendido la lección? Ver Película




Si deseas ver más películas educativas, haz clic aquí

¿Qué debe saber un niño de 4 años en realidad?

enero 04, 2017
Acabamos un año e iniciamos otro y la preocupación de los padres por la escolaridad de sus hijos es grande. Muchos quieren saber si sus pequeños están "en la pista" y saben todo lo que deben.

¿Qué debe saber un niño de 4 años? 
Leí un post de una madre que estaba preocupada de que su hija de 4 años de edad no sabía lo suficiente. "¿Qué debería saber una niña de 4 años?", Preguntó.

La mayoría de las respuestas me dejaron no solo triste, sino bastante molesto. Una madre publicó una lista de todas las cosas que su hijo sabía: contar hasta 100, nombrar los planetas, cómo escribir su nombre y apellido, etc. Algunas, publicaban links de lo que un niño a cada edad debe saber. Solo pocos dijeron que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no debía preocuparse.

Me molestaba mucho ver a estas madres responder a una madre preocupada con listas de todas las cosas que sus hijos podían hacer y que la suya no podía. Somos una cultura tan competitiva que incluso nuestros preescolares se han convertido en trofeos y derechos de jactancia. La infancia no debe ser una carrera.

Lo que una niña de 4 años en realidad debe saber… 

  • Ella debe saber que es amada completamente e incondicionalmente, todo el tiempo.
  • Debe saber que está a salvo y debe saber cómo mantenerse a salvo en público, con otros y en diversas situaciones. Debe saber que puede confiar en sus instintos sobre la gente y que nunca tiene que hacer algo con lo que no se sienta bien, no importa quién lo esté pidiendo. Debe conocer sus derechos personales y que su familia los respalde.
  • Ella debe saber cómo reír, actuar tonta, ser torpe y usar su imaginación. Ella debe saber que siempre está bien pintar el cielo naranja y darles a los gatos 6 patas.
  • Debe conocer sus propios intereses y ser alentado a seguirlos. Si no puede aprender los números, sus padres deberían darse cuenta de que pronto los aprenderá accidentalmente y que deben dejar que se sumerge en barcos con cohetes, dibujos de dinosaurios o jugar en el barro.
  • Ella debe saber que el mundo es mágico y que así es ella. Debe saber que es maravillosa, brillante, creativa, compasiva y maravillosa. Debe saber que es tan digno pasar el día fuera haciendo cadenas de margaritas, pasteles de barro y casas de hadas, que asistir a la escuela.


Pero lo más importante es que los padres necesitan saber…
  • Que cada niño aprende a caminar, hablar, leer y álgebra a su propio ritmo y que apurarlo no tendrá nada que ver con lo bien que camina, habla, lee o hace álgebra.
  • Que el mayor predictor de alto rendimiento académico y altos puntajes es la lectura de los niños. No las tarjetas flash, no los libros de trabajo, no los preescolares de lujo, no los juguetes parpadeantes o las computadoras, pero mamá o papá debe tomarse el tiempo todos los días o en la noche para sentarse y leer libros con sus hijos.
  • Que sea el chico más inteligente o más realizado en la clase nunca ha tenido ninguna influencia en ser el más feliz. Estamos tan atrapados en tratar de dar a nuestros hijos "ventajas" que les estamos dando vidas como multitarea y estresante como la nuestra. Una de las ventajas más grandes que podemos dar a nuestros niños es una niñez simple, despreocupada.
  • Que nuestros hijos merecen estar rodeados de libros, naturaleza, materiales de arte y la libertad de explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunas cosas son importantes: construir juguetes con legos y bloques, juguetes creativos con todo tipo de materiales de arte, instrumentos musicales reales y multiculturales, etc. Tienen que tener la libertad de explorar con cucharadas de frijoles secos en la silla alta, amasar pan, hacer garabatos con pintura y jugar con barro.
  • Que nuestros hijos necesitan más de nosotros. Nos hemos vuelto tan buenos en decir que tenemos que cuidarnos a nosotros mismos que algunos de nosotros lo hemos usado como excusa para que el resto del mundo cuide a nuestros hijos. Sí, todos necesitamos baños sin interrupciones, tiempo con amigos, descansos por nuestra salud mental y una vida ocasional fuera de la paternidad. Pero vivimos en un momento en que las revistas de crianza de los hijos recomiendan tratar de comprometerse a 10 minutos al día con cada niño y programar un sábado al mes como día de la familia. ¡Eso no está bien! Nuestros niños no necesitan videojuegos, computadoras, actividades después de la escuela, clases de ballet, grupos de juego y práctica de fútbol. Necesitan padres que se sienten y escuchen lo que hicieron en el día, madres que hacen artesanías con ellos, padres que se toman el tiempo para leer historias y actuar como tontos con ellos. Ellos necesitan que tomemos paseos con ellos y que les pidamos su ayuda para hacer la cena, aunque tome el doble de tiempo y sea el doble de trabajo. Merecen saber que son una prioridad para nosotros y que realmente amamos estar con ellos.



La Ola: ¿Creías que no se podría repetir? (Ver Película - Español)

enero 02, 2017

Alemania hoy. Durante la semana de proyectos, al profesor de instituto Rainer Wenger (Jürgen Vogel) se le ocurre la idea de un experimento que explique a sus alumnos cuál es el funcionamiento de los gobiernos totalitarios. Comienza así un experimento que acabará con resultados trágicos. En apenas unos días, lo que comienza con una serie de ideas inocuas como la disciplina y el sentimiento de comunidad se va convirtiendo en un movimiento real: LA OLA. Al tercer día, los alumnos comienza a aislarse y amenazarse entre sí. Cuando el conflicto finalmente rompe en violencia durante un partido de water polo, el profesor decide no seguir con el experimento, pero para entonces es demasiado tarde, LA OLA se ha descontrolado.

 
Copyright © FORMANDOTEC. Publicado por BTemplates Diseñado por OddThemes