Bienvenidos

Cinco formas de apoyar a estudiantes con dislexia en el aula

Para muchos de nosotros, leer es tan automático como respirar. Pero para los millones de estudiantes con dislexia, la lectura es una tarea difícil que plantea constantes desafíos académicos y emocionales. Para simular la experiencia de leer con dislexia, intente utilizar esta clave para descifrar la siguiente declaración codificada.

a=/z/  b=/y/  c=/x/  d=/w/  e=/v/  f=/u/  g=/t/  h=/s/  i=/r/  j=/q/  k=/p/  l=/o/  m=/n/  n=/m/  o=/l/  p=/k/  q=/j/  r=/i/  s=/h/  t=/g/  u=/f/  v=/e/  w=/d/  x=/c/  y=/b/  z=/a/

ovvi ml vh gzm hvmxool, ¿eiwzw?

Aunque la toma de conciencia sobre la dislexia crece constantemente debido a campañas de movimientos populares como Decoding Dislexia y organizaciones como la Asociación Internacional de Dislexia (IDA) y el Centro Nacional de Discapacidades del Aprendizaje (NCLD), muchos educadores todavía no están familiarizados con la dislexia y cómo abordarla en el aula.

La dislexia es común y afecta del 5 al 17 por ciento de los estudiantes. Es hereditaria, a menudo transmitida por un padre o abuelo que ha tenido problemas con ella. Se produce en un espectro, por lo que algunos estudiantes pueden sobrellevar cuando es leve, mientras que otros resultan profundamente afectados.

La dislexia puede ocurrir de forma conjunta con otras dificultades de aprendizaje como disgrafía, trastorno por déficit de atención (hiperactividad), dispraxia o discalculia.

La dislexia no está ligada a la inteligencia; así pues, un hallazgo respaldado por investigaciones de la Universidad de Yale y demostrado por la larga lista de innovadores exitosos con dislexia, incluidos Richard Branson, Steven Spielberg, Steve Jobs y Albert Einstein; demuestran que la mente disléxica puede ser altamente inteligente.

Los estudiantes con dislexia pueden mejorar con programas de alfabetización estructurada e impartida por maestros capacitados en instrucción de lectura para aumentar la precisión, la fluidez de la lectura y la comprensión de textos.

Además de una intervención de calidad, los estudiantes con dislexia se benefician de adaptaciones en el aula que toman en cuenta sus desafíos únicos de procesamiento, les permiten demostrar su comprensión del contenido y acceder al plan de estudios con más facilidad.

Cinco formas de apoyar a estudiantes con dislexia en el aula:

1. Proporcionar acceso a audiolibros: los estudiantes con dislexia a menudo tienen una capacidad intelectual que está muy por encima de su nivel de lectura académica. Fortalezca el pensamiento crítico, las habilidades de vocabulario y los conocimientos básicos al permitir que los alumnos escuchen audiolibros durante el tiempo de lectura en el aula. 

2. Permita que los estudiantes usen aplicaciones para tomar apuntes: los estudiantes con dislexia pueden tener dificultades para realizar tareas cotidianas, como tomar notas, transcribir conferencias y escribir instrucciones habladas. Permita que los alumnos omitan la ardua tarea de transcribir notas de la pizarra mediante el uso de aplicaciones de tecnología asistencial, como Evernote, para tomar fotografías de las notas de clase para revisar y estudiar más adelante.

3. Permita a los estudiantes que graben las instrucciones y lecturas para la reproducción: la raíz de la dislexia es un problema de procesamiento del lenguaje, por lo que los estudiantes con dislexia a veces tienen dificultades con las instrucciones verbales de varios pasos. Permita que los alumnos graben instrucciones importantes y lecturas para la reproducción con notas de voz.

4. Ofrecer problemas de tarea reducidos: los estudiantes con dislexia necesitan la práctica que viene con la tarea; pero debido a sus dificultades de procesamiento, la tarea puede llevar de tres a cinco veces más tiempo para estos estudiantes que para sus compañeros. Permita que los estudiantes con dislexia hagan cualquier otro problema o solo la mitad de ellos para mantener el enfoque de la tarea en demostrar y practicar el conocimiento del contenido en lugar de hacerlo un ejercicio de resistencia.

5. Fomente el uso de texto a voz: en grados posteriores, los estudiantes con dislexia necesitarán acceder a un texto que está por encima de su capacidad académica para completar las tareas de la clase, y el texto a voz puede ser un verdadero cambio de juego. Los estudiantes pueden buscar sitios web habilitados o descargar alguna extensión de Google Chrome para leer y escribir, así podrá traducir todo el texto web en palabras habladas.

Lidiar con la dislexia es difícil en el actual sistema educativo de texto pesado. Estas recomendaciones son solo la punta del iceberg para hacer que los estudiantes se sientan apoyados y aceptados en el aula.

Traducido por: Fredd Tipismana

Adaptación de https://www.edutopia.org/article/accommodating-students-dyslexia?utm_medium=socialflow&utm_source=twitter

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © FORMANDOTEC. Publicado por BTemplates Diseñado por OddThemes