Bienvenidos

Autismo y Educación: la necesidad de transformar las escuelas

junio 29, 2018
Las personas autistas, de todas las capacidades y del rango de edad, tienen un enorme potencial para enriquecer nuestras vidas. Procesan y comprenden el mundo de una manera única, y todos podemos aprender de sus experiencias y perspectivas.

Lamentablemente, siguen existiendo barreras sociales para esta población, incluidas graves dificultades financieras y personales, así como el estigma de la sociedad en general. En todo el mundo, muchas personas autistas dejan la escuela sin preparación para la vida adulta. La planificación educativa a largo plazo no se enfoca consistentemente en permitirles a estos jóvenes alcanzar los resultados deseados como adultos. La educación les está fallando.

Hay algunos cambios esenciales que deben considerarse para comenzar a cambiar esta situación. En primer lugar, si bien la provisión y práctica educativa para los alumnos autistas varía mucho de un país a otro, mejorar la educación sobre el autismo debería ser una prioridad urgente en todas partes. Aunque ha habido mucho progreso en los últimos años, los educadores todavía están muy lejos de tener una comprensión lo suficientemente detallada de las necesidades de los niños autistas, adultos y sus familias a lo largo de sus vidas.

Interacciones y relaciones

El autismo es una condición de desarrollo y de transacción que requiere adaptación mutua en nombre de la persona autista, así como de aquellos que cuidan o trabajan con ellos. Los educadores, por lo tanto, deben considerar cómo pueden cambiar su propia práctica mientras desarrollan una mayor comprensión y capacidad de respuesta a los patrones de comunicación e interacción del alumno. En lugar de ver el autismo como un impedimento, en el cual las dificultades se ubican dentro del alumno, un enfoque mucho más útil es centrarse en la relación entre la persona autista y quienes la rodean.

Lenguaje para el empoderamiento

En este proceso, es necesario reflexionar críticamente sobre las palabras que usamos. En el Centro de Autismo para la Educación y la Investigación (ACER) en la Universidad de Birmingham en el Reino Unido, se rechaza el término "trastorno" cuando se descrube a las personas autistas. No se quiere que los niños crezcan pensando que son "defectuosos" ni que tienen una enfermedad o son deficientes. Si la atención se centra en lo que está "mal" con la persona, y que de alguna manera son "defectuosos", es probable que la ansiedad y la depresión sigan. Una buena educación se trata de permitir que las personas alcancen su potencial y eso rara vez se logra centrándose en las "debilidades" o "fallas" de una persona. El enfoque debe ser comprender las fortalezas y los intereses del individuo y aprovecharlos y construir sobre ellos para que podamos apoyar mejor a esa persona a fin de que alcance su potencial.

Escuchando y actuando

Poner en práctica la base e investigar en las experiencias vividas de la comunidad autista es esencial en este proceso. Las cosas no cambiarán hasta que aprendamos a escuchar y actuar desde la perspectiva de los alumnos autistas. Las escuelas y los educadores deben hacer grandes esfuerzos para garantizar que estos alumnos puedan opinar sobre las decisiones que finalmente afectan sus vidas, especialmente en los puntos clave de transición.

Uno de los mayores desafíos que enfrentan muchos entornos educativos es alejarse de los enfoques basados ​​en el uso frecuente de directivas para adultos y pautas para las pedagogías y entornos de aprendizaje que brindan a los alumnos autistas más autonomía, elección y control sobre su entorno. La oportunidad de tomar decisiones significativas y participar en la resolución frecuente de problemas debe integrarse en todas las enseñanzas, desde el principio. En un sentido práctico, esto significa que los alumnos autistas deben establecer sus propios objetivos, proporcionar oportunidades para la resolución de problemas en contextos sociales e involucrarlos en su propia planificación curricular, revisión y procesos de transición.

Proporcionar información a los educadores

Para hacer esto, necesitamos educadores que entiendan el autismo, puedan individualizar los enfoques de acuerdo con las características de los alumnos y puedan enfocarse en las medidas de resultado de la vida real. También necesitamos educadores que puedan enseñar habilidades y comprensiones que se pueden generalizar a las complejas condiciones de la vida real en múltiples culturas y entornos. Los educadores necesitan oportunidades para el desarrollo profesional, desde la sensibilización hasta el estudio en profundidad. Esto es particularmente apremiante ya que una encuesta reciente en el Reino Unido encontró que el 60% de las personas autistas dijo que lo principal que mejoraría la escuela es tener un maestro que entienda el autismo. Un buen desarrollo personal y profesional puede marcar una gran diferencia en el desarrollo del tipo de provisión, enfoques y práctica que se necesita. Esto incluye una disposición educativa que se diseña en torno a la persona y se centra en una estrecha colaboración con los padres, las familias y otros profesionales.

Cualesquiera que sean las barreras clave en un país en particular, necesitamos encontrar urgentemente formas de apoyar de manera más efectiva a las personas autistas y sus familias a lo largo de la vida. De lo contrario, no los apoyaremos para satisfacer sus aspiraciones y potencial. Esto representa una pérdida sustancial para la sociedad en términos de las contribuciones positivas que de otra manera podrían hacer las personas autistas.

Escrito por: Dra. Karen Guldberg

Traducido por: Fredd Tipismana

Fuente: https://www.wise-qatar.org/karen-guldberg-transform-autism-education#.WzLt3YUKmyo.twitter


MACBETH (Ver Película - Español Latino)

junio 02, 2018
Tras ganar una batalla decisiva, y recién ascendido por el rey Duncan (David Thewlis), el fiel Macbeth (Michael Fassbender), duque de Escocia, recibe de tres brujas denominadas las Hermanas Fatídicas la predicción de que será rey, aunque sin dejar descendencia.

Decidido a apresurar el vaticinio, e instigado por su esposa Lady Macbeth (Marion Cotillard), la pareja invita a Duncan a celebrar la victoria en su morada. Aprovecharán la noche para asesinarlo, inculpando a sus guardias y consiguiendo así que la corona recaiga en la cabeza de Macbeth. Será entonces cuando la culpa y la paranoia comiencen a corroerlos, sobre todo a él, que pasará de glorioso guerrero a oscuro rey. La traición, el poder, la ambición y la culpa entrarán en escena, en un contexto donde todos a su alrededor serán sospechosos de conspiración



 
Copyright © FORMANDOTEC. Publicado por BTemplates Diseñado por OddThemes