Bienvenidos

¿Por qué muchas mujeres no optan por carreras STEM?


Durante el siglo pasado, la reducción de las diferencias de género en la participación en el mercado laboral y los resultados educativos han sido impresionantes, hasta una reversión de la brecha en el logro escolar en muchos contextos.

En la mayoría de los países que conforman la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), las mujeres con educación superior superan en número a los hombres; no obstante, son por mucho la minoría en campos altamente remunerados como la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)

Las perspectivas de cambio no son optimistas teniendo en cuenta que, en promedio, menos del 5 % de las niñas de 15 años planean buscar una carrera en estos campos en comparación con alrededor del 20 % de los niños según los datos de PISA de 2015.

Según el estudio realizado por Michela Carlana del Harvard Kennedy School y el IZA institute of labor economics, la cultura y el condicionamiento social tienen un fuerte impacto en el desarrollo de habilidades y opciones de educación. Así pues, un tercio de la brecha de género en el desempeño matemático creado durante la escuela puede explicarse por los estereotipos implícitos del maestro.

Las chicas, especialmente las de condiciones desfavorables, se quedan atrás cuando se les asignan maestros con estereotipos que asocian las matemáticas como ciencia para machos (hombres) y literatura para hembras (mujeres). Por el contrario, los chicos, el grupo que no tiene habilidades estigmatizadas en términos de rendimiento matemático, no se ven afectados por el sesgo del maestro.

La Influencia de los estereotipos de los docentes es lo que induce a estudiantes hacia una determinada orientación vocacional. Además, fomentan bajas expectativas sobre la propia capacidad y conducen a un bajo rendimiento en dominios de tipo masculino. De hecho, es más probable que las niñas se consideren malas en matemáticas al final de la escuela secundaria si se les asigna un maestro con ideas parcializadas; incluso si controlamos la medición de sus habilidades a través de exámenes estandarizados.

Una forma de luchar contra las consecuencias negativas que producen los estereotipos es aumentar la autoconfianza de las niñas en matemáticas o proporcionar alternativas de modelos a seguir; donde la exposición a las mujeres líderes debilita los estereotipos de género en el hogar y en las esferas públicas.

Adaptado y traducido por Fredd Tipismsna



Fuente: Michela Carlana, Implicit Stereotypes: Evidence from Teachers’ Gender Bias, The Quarterly Journal of Economics, Volume 134, Issue 3, August 2019, Pages 1163–1224, https://doi.org/10.1093/qje/qjz008

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © FORMANDOTEC. Publicado por BTemplates Diseñado por OddThemes